Si la web fuera una ciudad, el dominio equivaldría a la dirección de tu casa. De hecho, se trata de un grupo de cuatro números denominado Internet Protocol (IP), que asigna un código único a cada sitio para identificar “dónde queda”. Para evitar memorizar tantos dígitos, existe un sistema que los reemplaza automáticamente por un nombre fácil de recordar. Eso es precisamente un dominio, también conocido como URL (por ‘Uniform Resource Locator’), que suelen comenzar con www, como por ejemplo www.mueblestalia.com.ar.

Tener un nombre de dominio corto, claro y memorable es un desafío particular que no debe desatenderse. No sólo representa a la marca: impacta en la reputación, afecta el posicionamiento online y es indispensable para diferenciar tu empresa. Además ¿por qué arriesgarse a que alguien más se apropie de tu URL? Al comienzo de todo emprendimiento o al lanzar tu sitio web, es fundamental asegurarse el control del dominio y convertirse en su dueño.

Por que es importante tener un dominio propio

Además de fortalecer la imagen, ser dueño del dominio otorga credibilidad y transmite una imagen de profesionalismo. A su vez, diferencia a la empresa de sus competidores, al obtener una mayor jerarquización en los motores de búsqueda, dado que el dominio es considerado como un factor elemental en las acciones de SEO (la sigla que refiere a ‘Search Engine Optimización’, u ‘Optimización para Buscadores’, como Google o Yahoo!). Por otra parte, ofrece portabilidad: cuando el dominio es tuyo, puedes cambiar de servicio de hosting sin modificar la dirección de tu página. ¿Te imaginás cuán problemático podría ser para tus clientes habituales cambiar de dirección de web o correo electrónico?

En esta línea, también conviene considerar la seguridad. Como dueño del dominio, asegúrate de tener todas las claves y cuentas de usuario bajo tu control. Uno de los datos más importantes a tener cerca son los DNS o Sistema de Nombres de Dominio, que asocia la URL de tu empresa al servidor donde está almacenado el sitio. Asimismo, no dejes de tener un plan de restauración de emergencia ante un eventual inconveniente informático.

La experiencia de gurú en este terreno le permite acompañar a decenas de miles de pymes para convertirse en dueños de su dominio. Si la posibilidad te interesa, estate atento. Tenemos soluciones para que tu negocio tenga la mejor presencia digital en internet, ofreciéndote desde planes básicos hasta soluciones avanzadas. Puedes diseñar una página a tu gusto y nosotros te asistimos en la tramitación del dominio.