Mario es escultor y puso en marcha un sitio web para crear su propia galería digital: allí podría exhibir y vender todas sus obras. Pero a medida que pasaba el tiempo, a pesar de sus esfuerzos para promocionarlo, algo fallaba. Su espacio no despertaba interés en los usuarios y comenzó a preguntarse por qué. ¿Qué buscan los usuarios en la web? La respuesta es inmediata: contenido. Y contenido que sea original, atractivo, práctico, interesante, memorable y digno de compartir.

La mayoría de las pequeñas y medianas empresas desatiende el recambio de contenidos. Esto es un problema, ya que en realidad deberían hacer todo lo contrario: actualizar los contenidos web es imprescindible para mantener un buen posicionamiento en los buscadores e interactuar con tus clientes.

Por qué es importante mantener los contenidos actualizados

¿Con qué frecuencia publicamos nuevos contenidos? ¿Qué información ofrecemos a nuestro público? ¿Los ayudamos a contestar sus dudas? Los motores de búsqueda tienen en cuenta esas preguntas. Google, por ejemplo, conoce la fecha de publicación de tu contenido y sabe cuándo se ha vuelto viejo. Así, el sistema reconoce el valor de la novedad. A su vez, la interacción de los usuarios o sus reacciones al llegar a tu página (por ejemplo, si quedan un buen tiempo o si vuelven hacia atrás a toda prisa), le indican que lo que allí se ofrece resultó poco relevante. De este modo, la cantidad de contenido y su calidad, van de la mano.

Como los buscadores priorizan los contenidos más actualizados, eso ya podría ser motivo suficiente para publicar con frecuencia: el resultado será obtener mayor atención de los lectores, aumentar el tráfico de visitas y ganar potenciales clientes para tu negocio. Además, ese dinamismo impactará en la comunidad: encontrar novedades, cambios, movimiento, factores que alimentan una imagen de empresa moderna, dinámica e interesada en ofrecer información a su audiencia.

Breve, original y práctico

Pero no todo es una vorágine ni hace falta actualizar contenidos como si se tratara de un diario online. En particular, hay secciones que escapan a este deber: las presentaciones institucionales, la información de contacto, la geolocalización, el pie de página. En esos casos es posible mantener el mismo contenido durante períodos mucho más prolongados. Sin embargo, debe seguir siendo original, atrapante y práctico: los usuarios quieren conocerte y, para que se identifiquen con tu negocio, nada mejor que intentar reflejar la voz propia del emprendimiento, su personalidad.

Cuando parezca que has agotado tu capacidad creativa, no te desanimes. Hay muchas formas de generar contenidos únicos, originales y memorables para que tus lectores mantengan el interés. Escribir guías, invitar bloggers externos, desarrollar campañas semanales con alguna consigna atrapante, dar a conocer las valoraciones de clientes satisfechos, comentar noticias del sector, describir los desafíos de tu negocio y cómo los has superado. Son apenas algunas ideas para crear buen material y asegurar que tu página ofrezca contenidos relevantes, frecuentes y continuados.

Recuerda. Tu web es la vitrina de tu negocio, es por eso que es importante que esté siempre actualizada y genere interés para que las visiten más clientes. No dejes de trabajar en ella, desde gurú te acercamos este consejo.